Cinemorelia

1
Ron Perlman es uno de esos actores a los que Hollywood no está acostumbrado, “un bicho raro” en cierto modo. No es un Adonis, no es un adolescente ni es la carita que esperaba George Lucas. Sin embargo, el talento y la pasión que pone en cada uno de sus trabajos, además de la mancuerna que ha formado con el otro “excéntrico” de Hollywood, Guillermo del Toro, le ha abierto las puertas de la Meca del Cine, transformándolo para su sorpresa, en un héroe de acción cuyo rostro y figura será reproducida bajo un nombre: Hellboy, el cómic convertido en franquicia cinematográfica.



Durante su visita a Guadalajara, Ron demostró que lejos de ser un demonio, es un “angelito” bien portado. Repartió saludos, autógrafos y gestos. Se paseó por avenida Américas con un habano en la mano y una sonrisa larga.

Con Hellboy 2: El ejército dorado a punto de estrenarse, Perlman se hace a la idea que los próximos días estarán llenos de entrevistas con las preguntas de cajón, ¿qué se siente estar pintado de rojo tanto tiempo?, ¿no le da miedo ser el diablo?, ¿cómo es Guillermo del Toro para trabajar? Por eso cuando habla con EL INFORMADOR, acepta cuestionamientos más informales.

Además de la pasión por los habanos, ¿en que se parecen “Hellboy” y Ron Perlman?
“En comer muffins (pastelillos dulces) y salir con los amigos a divertirse. Me gusta encontrar retos en cada uno de mis trabajos, podría meterme en la piel de Hellboy cada día durante el resto de mi vida, es un tipo muy agradable para interpretar”.

¿Así se había concebido (el personaje) en el guión o se modificó durante el rodaje?
“Al principio leo el guión. Luego me reúno con los escritores y les describes qué es los que esperas del personaje, si vamos a tratar esto o aquello, y a veces salen cosas muy interesantes, intentar cosas o llevar Hellboy por otros caminos”.

¿Era divertido andar paseándose por el “set” pintado de rojo?
“La parte más divertida del trabajo fue el trabajo en sí. Tenemos un equipo detrás que hace muy entretenidas las horas de labor y rodaje, pero al momento de gritar acción se concentran al máximo y eso es grandioso. Hubo mucho gozo y entusiasmo, así que terminé muy satisfecho con el resultado”.

Guillermo Del Toro dijo que en este rodaje se portó como un “déspota” y que amaba presionarlos ¿fue difícil este rodaje comparado a la primera parte de “Hellboy”?
“El rodaje fue muy complicado. Había bastantes elementos nuevos que hacían de la cinta un gran reto. A veces las tomas eran más largas de lo que estábamos acostumbrados y había que hacer el trabajo hasta que quedara a la perfección. Eso sí, Guillermo es un tipo que te convence fácilmente para ir por la mejor toma, y usualmente tiene los mejores argumentos para repetir las escenas”.

Por ejemplo, hay una escena donde “Hellboy” bebe cerveza en exceso, ¿le costó trabajo a Del Toro convencerte para ingerir todo ese alcohol?
“(Risas)Tomar cerveza fue fácil. Nunca llegué hasta un punto en que fuera imposible seguir actuando, pero me acerqué mucho. Bebo bastante en la escena del locker (dentro de la película) y ese día la grabación duró bastante. Luego sigo bebiendo con una canción de Barry Manilow de fondo que luego comienzo a cantar. Fue verdaderamente un trabajo muy pesado para mí (risas)”.

¿Te imaginabas interpretar una canción romántica (“Can't smile without you” de Barry Mainlow) en una película de acción?
“Tengo que agradecerle mucho a Memo (Guillermo del Toro) que finalmente puso a cantar a Hellboy, es algo que yo tenía mucho tiempo queriendo hacer y la música es una parte muy importante en mi vida, así que tuve la oportunidad y la tomé. Claro, sé que sueno espantoso (risas) pero fue muy entretenido para mí hacerlo”.

Ahora mucha gente habla sobre ti en internet y en la prensa, ¿te agobia?
“La película ha cambiado poco mi estilo de vida. En primer lugar, nunca leo nada en internet y es nuevo para mí saber que recibo toda esa atención. Nunca he tenido que cuidarme demasiado, todavía puedo ir al supermercado y no necesito disfrazarme. Creo que la fama en cierta manera no ha afectado mi estilo de vida… hasta ahora”.

UNA VIDA ENTRE MONSTRUOS

Nació en Nueva York en 1950 y su nombre completo en Ron Francis Perlman. Sus créditos cinematográficos incluyen En el nombre de la rosa, Star Trek Nemesis, Cronos y Blade II, las dos últimas dirigido por Guillermo del Toro. También se dedica al doblaje de caricaturas y videojuegos, prestándole voz entre otros, a Hulk en diversas series animadas.

Fuente: www.informador.com.mx

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 10:47

me encanta el cine me parecio muy interesante tu pagina y me da gusto que haya espacios como estos . yotambien estoy en un blog checalo habla de cine musica y mil cosas mas www.elblogprodigymsn.spaces.live.com cuidate! pao

 
Top