Cinemorelia

1
“El carnaval del mundo engaña tanto;que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto y también a llorar con carcajadas”
(JUAN DE DIOS PEZA)

Una historia que mira hacia abajo, a donde se encuentra el mundo de la perdición, ese en el que se bebe en exceso, en fin, un lugar para satisfacer los deseos de la carne, del cuerpo. La cinta es una sátira sobre ese tipo de vida, de personas. Ripstein nos lleva de nuevo a esos espacios, esas realidades, ciertamente deprimentes, pero que, para sus protagonistas, es la única forma de sobrevivir. Los actores, prepararon muy bien sus personajes, son dignos de un reconocimiento a su labor, la que hizo posible mostrarnos la forma trágica en como viven y conviven, los involucrados en la historia.

Arturo Ripstein, uso esta temática, empleando la fórmula "Shakespeare", es decir, drama teatral. Digamos, un hecho común (el ámbito de los burdeles), explicado a manera de poesía sarcástica. Tanto diálogos y personajes son un reflejo de que el film rescata algunos rasgos de la novela, del mismo nombre, en la que está basada. Asimismo es fiel al estilo del autor del libro, Pedro Antonio Valdez, maneja la ironía, la burla y señala “la pata de la que cojean” algunas figuras importantes de la sociedad: curas, políticos y, hasta el mismo ciudadano, por supuesto, la patria no se salva.

Cabe señalar, que la forma en como están elaborados los parlamentos, a la larga resulta ser un poco tediosa, como si se oyese una poesía una y otra vez, es evidente que esa peculiaridad fue tomada de la novela, pero creo que hubiese sido mejor que la historia fuera contada con el típico lenguaje coloquial de los prostíbulos, sí se emplean palabras propias de esos lugares, pero el tono, insisto, “tono de poesía” no es muy atractivo, por lo menos usado en el cine.



Por último, tal vez la película del director Ripstein fue elaborada así, por que deseaban darle el efecto de un verdadero carnaval. EL CARNAVAL DE SODOMA los carnavales surgieron en la edad media (la edad media de las obras de Shakespeare) su objeto era disfrutar de la carne antes de iniciar una cuaresma o ayuno (en el filme esto se puede aplicar al deseo sexual), Sodoma fue una de las ciudades castigadas por Dios (el de los cristianos), junto con Gomorra, por ser excesivamente pecadores.

¡Ahora saben por que se llama así la peli! Si no lo captan, pues investíguenle, ay los dejo con la duda, si es que la tienen ¡Jajaja!

La calificación que le damos a EL CARNAVAL DE SODOMA en SUPERMORELIA es
:) :) :) :( :( (3 caritas de 5)

“Desde El Castillo de la Pureza en adelante, estoy seguro de que todas mis películas son comedias” (ARTURO RIPSTEIN)



EL CARNAVAL DE SODOMA
PRODUCTOR: Miguel Necoechea
DIRECTOR: Arturo Ripstein
GUIÓN: Paz Alicia Garcíadiego
MÚSICA: David Mansfield
SONIDO: Fernando Cámara
ELENCO: Isabel Ruíz “China Lulú”, María Barranco “Mónica”, Erando González “Edoy”, Juan Carlos Remolina “Ángel el Ángel”, Carlos Cobos “Travolta”, Carlos Chávez “Tora”, Marta Aura “Caricoña”, Felio Eliel “El Violinista”, Fernando Lújan “Padre Cándido”

Konrado Alvarez/Supermorelia.com

Publicar un comentario

Anónimo dijo... 07:01

NOVELA "EL CARNAVAL DE SODOMA" DEL DOMINICANO PEDRO ANTONIO VALDEZ LLEVADA AL CINE POR EL MEXICANO ARTURO RIPSTEIN

"El Carnaval de Sodoma"

"El carnaval del mundo engaña tanto; que las vidas son breves mascaradas;aquí aprendemos a reír con llanto y también a llorar con carcajadas"
(JUAN DE DIOS PEZA)

Una historia que mira hacia abajo, a donde se encuentra el mundo de la perdición, ese en el que se bebe en exceso, en fin, un lugar para satisfacer los deseos de la carne, del cuerpo. La cinta es una sátira sobre ese tipo de vida, de personas.

Ripstein nos lleva de nuevo a esos espacios, esas realidades, ciertamente deprimentes, pero que, para sus protagonistas, es la única forma de sobrevivir. Los actores, prepararon muy bien sus personajes, son dignos de un reconocimiento a su labor, la que hizo posible mostrarnos la forma trágica en como viven y conviven, los involucrados en la historia. Arturo Ripstein, usó esta temática, empleando la fórmula "Shakespeare", es decir, drama teatral. Digamos, un hecho común (el ámbito de los burdeles), explicado a manera de poesía sarcástica. Tanto diálogos y personajes son un reflejo de que el film rescata algunos rasgos de la novela, del mismo nombre, en la que está basada.

Asimismo es fiel al estilo del autor del libro, Pedro Antonio Valdez, maneja la ironía, la burla y señala "la pata de la que cojean" algunas figuras importantes de la sociedad: curas, políticos y, hasta el mismo ciudadano, por supuesto, la patria no se salva. Cabe señalar, que la forma en como están elaborados los parlamentos, a la larga resulta ser un poco tediosa, como si se oyese una poesía una y otra vez, es evidente que esa peculiaridad fue tomada de la novela, pero creo que hubiese sido mejor que la historia fuera contada con el típico lenguaje coloquial de los prostíbulos, sí se emplean palabras propias de esos lugares, pero el tono, insisto, "tono de poesía" no es muy atractivo, por lo menos usado en el cine.

Por último, tal vez la película del director Ripstein fue elaborada así, por que deseaban darle el efecto de un verdadero carnaval. EL CARNAVAL DE SODOMA los carnavales surgieron en la edad media (la edad media de las obras de Shakespeare) su objeto era disfrutar de la carne antes de iniciar una cuaresma o ayuno (en el filme esto se puede aplicar al deseo sexual), Sodoma fue una de las ciudades castigadas por Dios (el de los cristianos), junto con Gomorra, por ser excesivamente pecadores.

http://cinemorelia.blogspot.com/2006/10/el-carnaval-de-sodoma.html


REPORTAJE
Vuelta al esperpento de Arturo Ripstein
El cineasta mexicano retoma la ficción con 'Carnaval de Sodoma'
.
ANDREA AGUILAR - Madrid - 22/12/2006
El pensaba que sus películas eran "delirantes y tremebundas", pero bastaron las últimas elecciones mexicanas para comprobar que lo suyo estaba más cerca del costumbrismo de lo que nunca creyó. "La división hoy en México es muy grande, muy feroz. Los bandos se enfrentan a muerte y cada episodio es más loco que el anterior. Esta espiral de demencia es absolutamente inmerecida. Esto no es un sainete sino un sainote", afirma el cineasta Arturo Ripstein (México DF, 1943) en su visita a Madrid. Buen conversador, irónico y divertido, Ripstein y su pareja y coguionista, Alicia Garciadiego, hablan con sincero desconcierto de la situación política en México.

En Bilbao ha recibido el galardón honorífico en el Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje, Zinebi. Premiaron la originalidad de su obra. "No voy a ofender esta generosidad. Si es por original o por guapo yo no voy a llevarles la contraria", bromea. En Casa de América ofreció una conferencia junto a David Trueba. "Es complicado hablar de la técnica. El ritmo, el tempo o cómo se cuadró... Eso lleva un par de astucias y si lo quieres explicar al final puedes provocar más dudas y oscuridad que otra cosa".

Con su última obra, Carnaval de Sodoma, este discípulo precoz de Buñuel y autor de una veintena de memorables cintas ha vuelto a la ficción tras rodar dos documentales. En Santo Domingo encontró la novela que le inspiró. "La literatura ya no viaja, ahora las obras son locales. La globalización ha levantado fronteras infranqueables", se lamenta.

Entre las cuatro paredes de un burdel -"una Arcadia turbia"- regentado por un chino se concentra la acción de esta historia. "La atmósfera de la novela era parecida a la nuestra. Son cinco personajes que se cuentan mentiras, que ven más o menos lo mismo desde distintos puntos de vista". Con luz verde ha rodado esta historia -"yo cuento cuentos", sostiene- en la que reconoce una continuación de sus formas. "Mis películas son muy hermanas; hablan de universos muy utópicos. No hay cambios sustanciales en ellas y a esto antes se le llamaba estilo. Mis conocimientos técnicos han mejorado.

En fin, es como aquello de tantos años siendo marquesa y no saber mover el abanico", ríe. A pesar de todo, el resultado de sus proyectos siempre le resulta "demoledor" y por eso se niega a ver su trabajo más de una vez. "Los objetivos que uno se marca son absolutamente inalcanzables, son quiméricos. Al final te queda un 10% del entusiasmo con el que arrancaste". Pero en esto tampoco se siente solo: "Los raros son raros. Al final, todos nos parecemos mucho".

En contra de su costumbre de mantenerse alejado de la prensa -"afuera es feo", ha sido su lema y el de su esposa-, en los últimos meses, Ripstein se ha lanzado a la lectura de periódicos. "He visto que las cosas son más feroces y feraces. También mucho más divertidas", afirma. Y no duda en explicar que de todo ello ha destilado algunas lecciones. Cosas que como dos lecturas de una misma circunstancia nunca se acercan ni por asomo: "Cada quien ve lo que quiere. Ningún punto tiene que ver con otro. Lo que he aprendido con esto es que tú ves blanco y yo veo negro"."La literatura ya no viaja. La globalización ha levantado fronteras infranqueables".
http://www.elpais.com/articulo/cine/Vuelta/esperpento/

-----

Pedro Antonio Valdez nació en La Vega, República Dominicana, en 1968. En 1989 obtuvo el primer premio en el concurso de Casa de Teatro, por su cuento "El mundo esalgo chico, Librado". En 1992 publicó Papeles de Astarot, ganador del Premio Nacional de Cuento, y en 1998 recibió el Premio Internacional Alberto Gutiérrez de la Solana por su texto teatral Paradise. También ha publicado el ensayo Historia del carnaval vegano (1995), año en que dio a conocer Última flor del naufragio: antología de novísimos cuentistas dominicanos; la novela Bachata del ángel caído (1998), merecedora del Premio Nacional de Literatura; el poemario Naturaleza muerta (2000), Premio de Literatura Universidad Central del Este, y lo más reciente, el volumen de cuentos cortos La rosa y el sudario (2001).

-----

Ir al inicio de esta página: http://notasynoticiasdevetas.blogspot.com

Ir a la portada de Vetas Digital: http://vetasdigital.blogspot.com

 
Top