Cinemorelia

1
En el marco del cuarto Festival Internacional de Cine de Morelia que se llevará a cabo del 14 al 22 de octubre se le rinde un homenaje a Gustavo Sánchez Parra, destacado protagonista constante e imprescindible de innumerables cortometrajes, siempre dispuesto a apoyar con su talento y experiencia a cineastas noveles y reconocidos dentro del cine mexicano.

Gustavo Sánchez Parra (1966), originario de la Ciudad de México, es egresado de la Escuela de Actuación del Centro Universitario de Teatro de la UNAM (1997), donde participó en Crónica de una tuerca, un tornillo y un cornudo, De Bartolomé a Jolote, La boda, entre otras obras.

Sus primeras apariciones en el cine fueron en los cortometrajes: Avance micro, avance... (José Antonio Lendo, CUEC) y Bebiendo de la copa del diablo (Danlive, AMCI), sumando aproximadamente 33 producciones, hasta el momento.

La primera participación de Gustavo Sánchez Parra en un largometraje fue en la película Amores Perros (2000) y a partir de entonces ha formado parte del reparto de 14 largometrajes, entre los que se encuentran: Zurdo, Matando cabos, Cero y van cuatro y La Leyenda del Zorro.

Ha sido becario del FONCA en los años 2003 y 2006 en la categoría de actuación en cine. Desde 1998 hasta la fecha ha sido docente de la clase de acrobacia en la Escuela de Actuación del Centro Universitario de Teatro de la UNAM.

Sánchez Parra recibió en el 2001 el Ariel como Mejor Actor de Cuadro, por su destacado trabajo en Amores Perros.

El director, productor y guionista Roberto Fiesco (La Vida inmune, El Cielo dividido, 10:15, Para vestir santos, El Mago, Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor, etc) escribe: “Gustavo Sánchez Parra es un actor de cine, de rostro poderoso, hierático, soberbio, moreno, mexicano pues, como si hubiera sido esculpido para las películas del mejor Indio Fernández; que ha tenido la fortuna de no ser condenado solamente a la habitual tipificación del cine mexicano, el cual podría haber visto en él al delincuente o al campesino permanentes, permitiéndole una mayor gama de personajes, tipos populares y no, llenos de contención y dignidad porque es él quien los interpreta.

Me confieso fanático de Gustavo, ahora ya lo tuteo porque trabajamos juntos un par de veces. Siempre he tenido la ilusión de dirigirlo, e incluso pensé que eso podía ocurrir, pero por “una cuestión de fechas”, razón que parecería imposible en nuestra exigua industria, no ocurrió. Lo extrañé, porque mientras escribía el guión pensaba todo el tiempo en cómo daría vida a aquel personaje entonces literario. Estoy seguro que muchos otros realizadores han escrito con la imagen de Sánchez Parra en mente, volviéndolo una figura imprescindible de muchos de los mejores cortometrajes recientes, le paguen o no, porque estoy seguro que al estar frente a una cámara se siente verdaderamente vivo, paradójicamente real.

Así entiendo yo este pequeño tributo, como la posibilidad de honrar un trabajo generoso, el de un actor capaz de volver entrañable al personaje más duro en un sinfín de películas, que se vuelven perdurables en la memoria gracias a su presencia. Espero, como muchos, seguir viéndolo en el cine”.

Gustavo Sánchez Parra será el primer actor que reciba un homenaje por parte del festival, que presentará un programa especial con sus trabajos y le hará entrega de un merecido reconocimiento por su trayectoria.

Publicar un comentario

JOSE FERNANDO dijo... 18:45

Soy fan de gustavo y lo unico que tengo que decir o bien que quisiera preguntarme es ¿Que impide que gustavo se convierta en el johnny deep mexicano?
y para alla va. El comercial de danone lo mejor que he visto en mucho tiempo, tanta fuerza, tanta honestidad

 
Top